Salvajes

De hecho, hay pocas dudas de que los roces sean fundamentales para que un equipo decente de composición funcione, y de que los vaivenes, las disputas, las incitaciones y el sentido de desafío intrínseco son un aspecto esencial de su química, y que cada una de las partes tiene que asumirlo como parte del pacto y aprender a lidiar con ello. Incluso ahora, casi treinta años después, y ahora que soy un autor de relativo éxito con décadas de experencia, el proceso de grabar un álbum sigue siendo un calvario que pone a prueba los límites de las relaciones interpersonales entre mí y la gente con quienes lo grabo. Uno puede encontrarse proyectando sus frustaciones sobre los demás o culpándoles infantilmente de sus propios fracasos e inercias, hasta que se da un toquecito en el hombro a sí mismo y recuerda que el fracaso y la inercia son puntos en el camino, y que el reto consiste siempre -repito, siempre- en un reto interior.

 

Brett Anderson, Mañanas negras como el carbón. Trad. de Federico Corriente.

 

Anuncios

Pues huyamos

Imaginad

Imaginaos, dije, que alguien hace un disco que entra directamente al lugar al que van los discos importantes, y después continúa haciendo tus discos favoritos. Cada pocos años, uno nuevo, acompañándote a lo largo de toda la vida. Está ahí cuando te echas la primera novia. Está ahí cuando formas tu primera banda. Está ahí cuando regresas a la escuela, cuando te casas, cuando tienes hijos, cuando te divorcias. Mis hijos no tenían muy claro a donde quería llegar. Tampoco es que importe mucho, porque para ellos no existe esa opción. No tienen un Tom Petty. Están usando el mío.

La vida y la carrera de Petty cubren una era que, en cierta forma, ya ha concluido. Lo que venga a continuación, sea lo que sea, va a ser tan diferente que no tiene sentido ponerse a hacer comparaciones. Las carreras extensas y el puñado de artistas que las tuvieron serán una vieja historia que se contará. Les digo a mis hijos que Petty surgió en la edad dorada de las bandas. Y les recuerdo que sigue habiendo algo que hacer, da igual lo mucho que haya cambiado el mundo desde 1976. Siempre y cuando ellos quieran. Pero en ese momento me doy cuenta de que solo estoy diciendo lo que suelen decir los padres, sin considerar si realmente me creo mis palabras. Pero de verdad espero que en algún momento surja alguna voz de la tierra salvaje americana y se apodere de ellos. Y les ilumine el camino.

Warren Zanes.

Hay discos que se abren camino solo gracias a la pura fuerza de la música. Hay buenos discos que logran encontrar su camino hacia el mundo. Gram Parsons nunca tuvo un disco de éxito. Pero su obra se abrió paso, la gente dio con ella. Ann Peebles, una de mis favoritas de siempre, estaba enseñando en preescolar o algo así la primera vez que escuché uno de sus discos. Ahora pongo su música todo el rato en mi programa de radio. Lo que esa gente creó me llegó; y no gracias al plan de marketing de un ejecutivo. Y siento que tengo que seguir así. Tengo que dejar que siga significando algo para mi. Con los discos buenos pasan cosas. Puede que no en el mismo momento en que salen, puede que no para millones de oyentes. Pero los buenos discos siempre parecen encontrar la manera de llegar a la gente que más los necesita. Supongo que tengo que creer que la mejor herramienta de marketing que existe sigue siendo una buena canción. Y que probablemente sea mejor que dedique mi tiempo a escribir una de esas canciones que a aprender a manejarme bien con las redes sociales.

Tom Petty.

Petty, de Warren Zanes. Traducción de Javier Lucini.

 

Aquí, un MÚSICO

 

Se me marchitan las alas porque se van los que me enseñaron a volar. Entre tanto ruido la gente ha olvidado escuchar. No me importan las banderas, me importa que gente como Tom Petty se muera. Mi patria es una progresión de acordes.

Take one last look…

 

Before you leave…

 

Gregg-Allman-2017-Press-Crop-2

 

Me encanta estar vivo y seré la mejor persona que pueda. Buscaré amor allí donde lo encuentre y se lo ofreceré a todo aquel que lo tome, buscaré conocimiento en los sabios y enseñaré a quienes quieran aprender de mi.

 

gregg-allman-goodbye

Palabra de Bubba Rogowski

Estaba mirando fijamente a Bubba desde el otro lado de la mesa de billar cuando un tontorrón puso una canción de los Smiths en el tocadiscos. Odio a los Smiths. Antes preferiría que me ataran a una silla y me obligaran a escuchar un popurrí de canciones de Suzanne Vega y Natalie Merchant mientras contemplaba cómo un grupo de artistas se metía clavos a martillazos en los genitales, que escuchar durante treinta segundos a Morrissey y los Smiths con sus quejas, con la angustia propia de los estudiantes de arte, de que eran humanos y que necesitaban ser amados. Quizá sea un cínico, pero si uno quiere que lo amen, lo mejor que puede hacer es dejar de quejarse; con un poco de suerte, igual se lo follan y eso ya sería un primer paso bien prometedor.

Bubba volvió la cabeza hacia la barra y gritó:

-¿Quién ha sido el desgraciado que ha puesto esa mierda?

 

Desapareció una noche, de Dennis Lehane. Traducción de María Vía.

 

007GBG_Slaine_002

 

 

Putas profecías

 

Kurt Cobain, Layne Staley, Scott Weiland, Chris Cornell… Joder, Eddie, Mark, qué solos os habéis quedado…

 

chris_cornell_2